INTERNACIONAL

El incidente es una muestra de la pugna por el control del territorio abandonado por el ISIS.

 

JERUSALÉN.- Siete años después del inicio de la guerra civil siria, ésta continúa complicándose más y más.

 

 

En una de las intervenciones más mortíferas de Estados Unidos en el conflicto, más de un centenar de combatientes leales al régimen del Presidente Bashar al-Assad murieron en un contraataque desencadenado por la aviación de la coalición internacional contra el autodenominado Estado Islámico (ISIS, en inglés) liderada por Washington en defensa de sus aliados kurdos.

 

 

Medio millar de milicianos pro sirios lanzaron en la noche del miércoles una ofensiva con el propósito de apoderarse de los yacimientos de petróleo de la provincia de Deir al-Zour. En su avance, acompañado de intenso fuego de artillería y carros de combate, intentaron tomar la base de Khasham de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), lo que desencadenó el bombardeo.

 

 

El incidente es una muestra de la pugna por el control del territorio abandonado por el ISIS.

 

 

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook