ENTRE MUROS

La carrera de Delfina Irigoin se ha visto influenciada por el diseño contemporáneo y las nuevas tendencias con las que tuvo contacto en Nueva York, así como por diseñadores de la talla de Mónica Melhem, quien ha llevado el diseño italiano a Argentina desde hace 30 años.

 

“Con ella empecé a hacer proyectos del más alto nivel. Tuve la suerte de entrar en el mundo del lujo desde muy chica, lo cual me ha hecho ser muy exigente”, destacó Irigoin. Tras ganar una beca de Casa FOA, institución que promueve el desarrollo de la creatividad de diseñadores y arquitectos en aquel país, y colaborar en el estudio del prestigiado diseñador mexicano Héctor Esrawe, Irigoin ha decidido incursionar en el mercado nacional con un proyecto enfocado en los objetos.

 

“Yo siempre pensé que tenía que estudiar mucho antes de iniciar mi proyecto sola porque cuanto más aprovechara de esta gente que tanto sabe, mejor. “El proyecto está en la categoría de home dressing.

 

Se llamará Finiri y tendrá cuatro rubros: el tableware, que serán colecciones para la mesa, platos, vasos y floreros; bedding, que implica ropa de cama; bathroom, que son colecciones para que esta área tenga una línea estética congruente; y accesories, en la cual entrarían diferentes momentos de la vida, como joyería o una línea de bebé, sería un área abierta para jugar con el momento personal que tenga”, describió la creativa.

 

Sus propuestas destacan por el uso de tonalidades neutras que crean un ambiente relajante y armonioso.

 

“En mi trabajo siempre está presente el gris: es mi color base. Estudio esa paleta desde hace siete años y creo que es el color perfecto, el equilibrio impecable entre el blanco y el negro, los cálidos y los neutros. Es el color estrella. Realmente lo que busco es que la casa sea un espacio que invite a permanecer”, detalló.

 

Actualmente, las piezas que Irigoin crea para sus clientes son hechas a la medida de sus necesidades, físicas y estéticas, y siempre buscan mantener un equilibrio con el resto del proyecto de interiorismo.

 

“Los muebles son hechos por tapiceros y carpinteros mexicanos, las maderas que uso son de encino, pino, banak; además empleo mucho la tintura y el color. Sigo una estética moderna pero que intenta mezclar lo mejor del diseño mexicano y el diseño italiano, siempre con la base de la calidez”, añadió Irigoin.

Escrito por Natalia Barraza / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook