ENTRE MUROS

Desde pequeño, Antoine Roset estuvo en contacto constante con la industria del diseño, lo que influyó en que decidiera hacerse cargo de la actual firma multinacional fundada por su bisabuelo que en un principio se dedicaba a la factura de bastones.

 

Actualmente, las miras de Ligne Roset han crecido y con 200 tiendas exclusivas y 750 distribuidores sigue en la búsqueda de nuevos mercados en Latinoamérica y Norteamérica.

 

Tras graduarse de la Ecole Supérieure du Commerce Extérieur, Antoine comenzó su carrera en la industria de los relojes de lujo en París. Posteriormente tomó las riendas de la empresa familiar como vicepresidente de la firma en Estados Unidos.

En su visita a México con motivo de Design Week 2017, Roset se dijo muy sorprendido del desarrollo del diseño de mobiliario elaborado por las nuevas generaciones del País y habló sobre su labor en Ligne Roset.

 

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

La diversidad que me brinda, cada día es único y diferente. Tengo oportunidad de viajar a cualquier parte del mundo, desde Calgary hasta Río de Janeiro, lo que también me permite conocer gente nueva y distinta.

 

¿Cuál es su pieza favorita de la marca?

Nunca digo cuál es. Es una pregunta que siempre me hacen, pero tenemos tantos diseñadores y todos son increíbles, por lo que no me gustaría dejar a nadie de lado.

 

¿Cómo trabaja Ligne Roset con los diseñadores?

Hay diferentes formas. La mayoría de las veces ellos nos buscan y nos envían sus diseños, entonces, si tenemos interés, los contactamos. También supervisamos las ferias para ver a los nuevos talentos y lo que están haciendo.

 

Otra forma es hacer viajes en los que conocemos diferentes diseñadores, pero siempre buscamos nuevos talentos y que haya una relación humana. Realmente queremos conocer a la gente con la que trabajamos, pues a veces son procesos de meses o años y si no tenemos una conexión con las personas es difícil que podamos trabajar. Este es un trabajo muy humano.

 

¿Cuál es el futuro de Ligne Roset?

Continuar con nuevos mercados en Latinoamérica, Norteamérica y Asia, además de dar más servicios de los actuales.

¿Qué piensa del diseño mexicano?

Nunca hemos trabajado con un diseñador mexicano, pero estamos abiertos a ello.El diseño mexicano es interesante pues vuelve a su parte tradicional de manera contemporánea, lo que lo hace diferente. Además los felicito, pues el que la Ciudad de México sea en 2018 la Capital del Diseño es un gran logro.

Escrito por Natalia Barraza / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook