FARANDULA

Hace tiempo, Gabi empezó a estudiar las técnicas de masaje profesional. El spa no es el único negocio de la modelo, ella sí que ha sabido invertir porque además distribuye alimentos nutritivos.

 

 

CIUDAD DE MÉXICO.- De modelo playmate, la paraguaya Gabi Wolschan se convirtió en ¡masajista de hombres... y mujeres! La rubia de ojos claros decidió entrarle a la masajeada en el spa de su propiedad, cuya dirección está a cargo de su hermana Ángeles.

 

El año pasado decidió debutar como empresaria y como le gustó tanto el negocio, Gabi decidió tomar cursos para atender personalmente a su clientela en el spa. Así que todo aquél, sea hombre o mujer, que quiera ser tocado por sus lindas manos tendrá que pagar un buen billete.

 

Hace tiempo, Gabi empezó a estudiar las técnicas de masaje profesional. El spa no es el único negocio de la modelo, ella sí que ha sabido invertir porque además distribuye alimentos nutritivos.

 

La idea de invertir el dinero que ha ganado en el mundo del modelaje es porque la paraguaya tiene claro que no es un ambiente para toda la vida.

 

“Es medio complicado el modelaje en Paraguay porque las chicas allá, de repente no reúnen todos los requisitos para trabajar internacionalmente, no todas, pero la gran mayoría, para mí particularmente no son mucha competencia”, comentó en una entrevista.

 

“No es solamente el cuerpo, sino que tiene mucho que ver la cara, la forma de desenvolverse con la gente, la manera de hablar, creo que hay muchos factores que ayudan que una persona pueda salir a trabajar afuera”.

 

Originaria de Paraguay, pero de ascendencia alemana y brasileña, Gabi es un deleite para los caballeros por su diminuta cintura y prominentes caderas.

Escrito por PAULA RUIZ/AGENCIA REFORMA

REPORTERA DE REFORMA


Twitter

Facebook