AUTOMOTRIZ

El directivo busca contratar artistas y cineastas.

 

Funciones de conducción semiautónoma, conexión a internet, cargadores inalámbricos y sistemas GPS. Ahora los automóviles integran más tecnología que las salas familiares de hace 20 años y su diseño atraviesa una revolución.

 

Éste es el periodo de transformación que le ha tocado vivir a Alfonso Albaisa, quien en 2017 se convirtió en el primer vicepresidente senior de Diseño Global de Nissan que no es de origen japonés.

 

En este puesto, tiene a su cargo a un equipo creativo de 700 diseñadores alrededor del mundo, quienes crean los sedanes, las camionetas y las pick ups que se lanzan al mercado. Al encontrarse en medio de una revolución tecnológica para los autos, Albaisa cuenta que además de diseñadores, busca la visión de artistas digitales, realizadores de video y directores de cine que aporten nuevas ideas al diseño de los futuros vehículos de la compañía.

 

“El auto tiene su información, tenemos todos los sistemas de entretenimiento, como las apps y el Facebook, que son una forma de comunicación diferente, así que necesitamos diseñadores que puedan unir estos mensajes en un sentido que no sea complicado”, explica Albaisa. Nacido en Miami, dentro de una familia de exiliados cubanos, Albaisa fue reclutado por Nissan en 1988 tan pronto salió del Pratt Institute, de Nueva York.

 

Fue su primer trabajo en la industria automotriz y desde entonces ha sido el encargado de crear vehículos tan emblemáticos como la Nissan Juke, la Infiniti QX80 e incluso el único yate diseñado por Nissan, el Motali. Proyecto a proyecto, ha ganado su lugar en la compañía.

 

“Yo soy, en un sentido, hijo de Nissan y así me ven los japoneses”, explicó Albaisa, de 54 años. “Me conocen los jefes de los ingenieros, almorzábamos juntos hace 26 años, entonces nos vemos como hermanos”. Ahora, como encargado de diseño a nivel global, le toca replantear la experiencia y el aspecto de los vehículos con base en la llegada de nuevas tecnologías como los motores híbridos y los vehículos eléctricos, que, poco a poco, se han popularizado.

 

“Como diseñador de carros, nos gusta mostrar el poder en el volumen del frente del auto, porque psicológicamente era donde se encontraba el motor, el V8, por ejemplo y eso lo tenemos los diseñadores de mi edad”, detalló el diseñador, en entrevista.

 

“En el futuro se habrá de encontrar una estética que nos muestra el poder no con un volumen, pero con otras cosas”. Al Auto Show de Detroit, Albaisa llegó con dos autos concepto, Nissan Xmotion e Infiniti Q Inspiration. Ambos con habitáculos amplios, capos cortos, puertas de apertura encontrada, tableros recubiertos de pantallas y funciones de manejo autónomo. El Xmotion incluso integra una tablero digital en donde se encontraría la palanca de velocidades.

 

Al encenderlo con la huella digital, dos peces koi rodean la pantalla y dan la bienvenida al vehículo. Éste es el camino que Albaisa quiere explorar, el de una tecnología que, además de funcional, asombre a los pasajeros, los emocione. En el que cada detalle del habitáculo, sea capaz de contar una historia.

 

“Estamos en el Salón de Diseño de Silicon Valley y también en Tokio encontrando diseñadores diferentes, que pueden dar un sentido narrativo para toda la información que entra en el auto”, contó Albaisa.

Escrito por Isaac Flores / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook