PRIMERA FILA

Entre el dolor y la furia que le provoca a Mildred Hayes (Frances McDormand) haber perdido a su hija en una violación que culminó en asesinato, se decidea retar a las autoridades de su pueblo rentando tres espectaculares con los mensajes, uno en cada uno, “VIOLADA MIENTRAS MORÍA”, “¿Y TODAVÍA NO HAY ARRESTOS?” y “¿CÓMO PUEDE SER, JEFE WILLOUGHBY?”.

 

TORONTO.- En Tres Anuncios por Un Crimen (Three Billboards Outside Ebbing, Missouri), que se estrena mañana y tiene siete candidaturas al Óscar, entre ellos Mejor Película, Mejor Actriz y Mejor Guión Original, el director Martin McDonagh ideó la historia siempre con McDormand en mente... y consiguió el resultado que esperaba: estremecer.

 

“Tiene tintes de comedia oscura, drama, suspenso... y me vino a la mente la idea de hacerla por el simple hecho de resarcir el poder que tiene la mujer en la sociedad, sobre todo en pequeñas comunidades, y que es invisible para muchísima gente.

 

“A Frances la visualicé como Mildred desde el principio, y gracias a Dios, desde que leyó el guión me dijo: ‘Lo amo y te amo. Estoy dentro’”, detalla McDonagh.

 

Este largometraje llega con un palmarés que ya le dio proyección mundial, pues obtuvo el People’s Choice Award, que otorga la gente, en el Festival de Cine Internacional de Toronto, y desde entonces se alzó como favorito, ya que McDormand y Sam Rockwell (como el oficial Jason Dixon) ganaron como Mejor Actriz y Actor de Reparto en los Globos de Oro y en los SAG Awards.

 

Además, el equipo se adjudicó el galardón que otorga el Sindicato de Actores en el rubro de Mejor Interpretación de un Elenco en Película.

“Los premios son un halago, y lo mejor que puedes hacer al obtenerlo es darle visibilidad a la gente detrás de cámaras que participa con ahínco y talento, que se involucra con esfuerzo y pasión. “Yo soy una mujer fascinada de encabezar un proyecto donde el personaje central es una mujer, y no por feminista, sino por el hecho de que siempre el súper héroe es un hombre... bueno, hasta que llegó la Mujer Maravilla, dirigida por una mujer (Paty Jenkins) y éxito total”, apunta McDormand.

 

Luego de la llamada “impertinencia” de Mildred al rentar los espectaculares, muchos habitantes del pueblo se incomodan y la amenazan, tanto a ella como a su hijo deprimido, Robbie (Lucas Hedges), pero la mujer no ceja en su idea de buscar justicia.

 

El más enfadado es el jefe Willoughby (Woody Harrelson), quien manda a su empleado, Dixon, a que amedrente a Red (Caleb Landry Jones) por haber rentado los anuncios.

 

“Es una historia estremecedora y llegadora, sin pensarlo dos veces, diría que de las mejores que se hicieron en el año porque viene de la ‘cabecita loca’ de Martin y nos hizo una gran película.

 

“Hay escenas perturbadoras, hay escenas desgarradoras, y hay escenas conmovedoras. ¿Con cuáles me quedo? Con las que mi corazón decide en el momento”, afirma Harrelson, quien también compite como Mejor Actor de Reparto por la estatuilla de la Academia.

 

Y todo se le junta a Mildred: el reclamo de su ex esposo, Charlie (John Hawkes); el suicidio de uno de los personajes clave para la investigación del asesinato; un nuevo personaje entre las autoridades del pueblo y la indiferencia de los pobladores.

Escrito por Juan Carlos García / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook