AUTOMOTRIZ

Regresa más músculo y con más fuerza.

 

Tampoco es que le hiciera falta, pero, a sus 37 años, el Dodge Challenger T/A entró al gimnasio para regresar con mucho más músculo y fuerza a las calles.

 

Y vaya que le dio resultado. A su paso, es un imán de miradas atraídas por un voluminoso cofre equipado con una toma de aire al centro, una ancha parrilla y cuatro faros frontales circulares.

 

El agresivo aspecto es acompañado por el arrogante y profundo sonido de su motor, el HEMI de 6.4 litros, que incluso a bajas velocidades ruge y se estremece como un lobo salvaje de 485 caballos de fuerza al que se le intenta llevar de paseo con correa, al tiempo que se juega con la combinación del clutch y la palanca de la caja manual de seis velocidades.

 

Y es que el deportivo de Dodge destila nostalgia en cada detalle.

 

Desde una capa de color satín negro para el spoiler trasero y el toldo hasta un tablero con instrumentos en color blanco que le dan un aspecto vintage.

 

El logotipo T/A, estampado a un costado del cofre y los asientos, evoca al Challenger diseñado en 1970 para el Campeonato de Trans Am. Aun así, este “muscle car” está recargado de tecnología: integra sistema de sonido Harman Kardon y pantalla de 8.4 pulgadas en el tablero.

 

Lejos de vivir de sus glorias pasadas, el Dodge Challenger T/A 2018 llega en una edición limitada a 30 unidades y con el carácter suficiente pan así, este muscle car ra reinventar su le ar su leyenda.

 

Cuenta con el programa Dodge Performance Pages, que configura la respuesta del motor y la rigidez de la dirección.

Escrito por Isaac Flores / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook