LOCAL

El paraíso insular está a punto del colapso por problemas que siguen sin ser resueltos.

 

 

CANCÚN, Q. ROO.- La tardanza para poner en operación la planta de tratamiento de aguas residuales en Holbox, provocó el rebosamiento del drenaje sanitario en calles de la isla, informó el presidente municipal de Lázaro Cárdenas, Emilio Jiménez Ancona.

 

 

El edil señaló que la orina se mezcló con agua y la arena en algunas calles en Holbox y precisó que a la altura del embarcadero hay una zona en la que “hasta se forman corrientes de orina”, lo cual está a la vista de las y los turistas, quienes incluso perciben el olor.

 

 

La situación fue confirmada por el alcalde de la isla, René Correa Moguel, quien dijo que el desborde de drenaje ha generado incluso la presencia de materia fecal en la superficie y subrayó que el problema no es de hoy.

 

 

“Eso no es de ahorita y no sólo es eso, sino también heces fecales; lo que pasa es que el presidente municipal se animó de nuevo a poner en dedo en la llaga, pero eso es de siempre y empeora con las lluvias.

 

 

“El problema es el drenaje y que la CAPA no tiene lista la planta de tratamiento. Primero se comprometieron que en diciembre, luego que no, que para enero; luego que en febrero, pero así como vemos, ni en marzo va a quedar”, expresó.

 

 

En entrevista con Luces del Siglo, Correa Moguel advirtió que el problema no puede ocultarse, porque está viralizado en redes sociales, en donde los mismos turistas se enteran o lo denuncian después de vivir experiencias poco gratas.

 

 

“Hay turistas que hasta han pedido la devolución de su dinero a los hoteles”, indica, para luego admitir que, en caso de la alcaldía, no hay cómo resolver, en este momento el problema, pues el magro presupuesto que reciben del ayuntamiento de Lázaro Cárdenas apenas les permite cumplir con el servicio de recolección de basura.

 

 

“Es una muy buena pregunta. ¿Cómo lo vamos a resolver? No tenemos cómo. Nosotros recibimos del municipio 40 mil pesos para los gastos operativos, para la compra de combustible y para reparar las unidades que se descompongan. Simplemente no nos damos abasto”, confesó.

 

 

El verano pasado la isla, habitada por un promedio de 4 mil habitantes, entre residentes, trabajadores y turistas, se declaró en contingencia debido a que sus servicios públicos se encuentran rebasados.

 

 

Sin luz, con un manejo deficiente de sus residuos sólidos y ausencia de suficiente drenaje pluvial y sanitario, la población amagó con prohibir la entrada de más gente a Holbox, lo cual motivó rebasados.

 

 

Sin luz, con un manejo defi- ciente de sus residuos sólidos y ausencia de suficiente drenaje pluvial y sanitario, la población amagó con prohibir la entrada de más gente a Holbox, lo cual motivó la intervención de autoridades estatales y la conformación de un comité para atender la problemática de la isla.

 

 

“La verdad de las cosas es que todo es muy lento e insuficiente. Sí es verdad que hay cosas que se atienden, pero con bastante lentitud”, consideró Correa Moguel.

 

 

Pese a la crisis urbana y social que enfrenta Holbox, la autoridad municipal insiste en hacer de la isla un “Pueblo Mágico”, para lo cual avanza en los trámites para inscribirlo y que alcance esa categoría. Apenas el mes pasado conformaron un comité para dar seguimiento al tema.

 

Escrito por Adriana Varillas

Reportera de Luces del Siglo


Twitter

Facebook