ENTRE MUROS

Cambiar la imagen de un despacho fiscalista y brindar un diseño que resolviera las necesidades de sus usuarios, que fuera integrador y proyectara una identidad contemporánea, fueron los objetivos del despacho Almazán y Arquitectos Asociados + ML Arquitectos en el desarrollo de este corporativo.

 

El proyecto se distribuye en los niveles cuarto y quinto del edificio de reciente construcción denominado Element Corporativo, el cual se ubica en la Ciudad de México.

 

De acuerdo con el arquitecto Guillermo Suárez Almazán, esta propuesta surgió a partir de la necesidad de la compañía de unificar sus antiguas oficinas en una sola con un ambiente único.

 

“Fueron varias entrevistas con ellos para entender sus necesidades y crear un proyecto integrador en el que se notara que eran los mejores fiscalistas de México. El nivel superior cuenta aproximadamente con mil doscientos metros cuadrados en los que se desarrolla el acceso al corporativo.

 

Tiene un vestíbulo con una apariencia sobria que se caracteriza por brindar la posibilidad al visitante de ver desde cualquier punto el elemento más importante en el diseño, el tótem de luz alrededor del cual gira todo el proyecto y enmarca el acceso a la escalera. Además, el diseño en su totalidad destaca por la amplitud de los espacios, lo que permite que se desarrolle el trabajo en equipo y la unión de las diversas áreas. 

 

EL SELLO DE LA CASA

Gracias a la calidad del trabajo hecho por estos despachos en este corporativo, los clientes incluso decidieron cambiar su logo, pues el tótem central se ha vuelto un ícono para la firma fiscalista.

“Los clientes nos dieron la oportunidad y la confianza de proponer, así logramos que su imagen y logo cambiara de acuerdo con los elementos que propusimos; entonces pasamos del diseño del espacio a la imagen de la empresa”, destacó Suárez Almazán.

 

Este tótem fue elaborado en barrisol, una tela con luz interior caracterizada por su diseño curvo y de gran fluidez, así como por su protagonismo y elegancia. Además, en el diseño destaca el uso de muros de cristal y tiras de madera que crean un juego de sombras y movimiento dentro de los espacios.

 

“Tratamos siempre de hacer espacios más abiertos, unificados, con salas de recreación, pero esto se define de acuerdo con la empresa. En este caso, las salas de juntas son compartidas y dejamos algunos espacios para recrear a los usuarios”, mencionó Almazán.

 

Finalmente, la combinación de un mobiliario confortable y colores vibrantes generó un ambiente relajado y lúdico en el que impera la transparencia y el dinamismo.

 

“El mayor reto era crear el área protagónica, pues al ser fiscalistas se puede volver algo monótono, por ello decidimos hacer una zona abierta que girara alrededor de un elemento de inmediata lectura”, puntualizó el arquitecto.

 

Flexible y unificador

+Los artífices detrás de este proyecto cuidaron todos los detalles para crear una nueva imagen corporativa.
+ El tótem central está elaborado en barrisol, una tela con iluminación interior.
+ Cada espacio se distingue por el uso de distintos materiales y colores, aunque el vidrio y la transparencia unifican al proyecto.
+ Otro de los objetivos fue alcanzar un diseño elegante que no resultara aburrido.

Escrito por Natalia Barraza / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook